lunes, 25 de febrero de 2013

Guardacostas asesinan a un cubano por entrar ilegal al país

Por Calixto Ramón Martínez Arias/ Hablemos Press.

La Habana, 25 de febrero.- El prisionero Sergio Borrego Crespo describe como los guardacostas cubanos fueron capaces de asesinar a uno de sus compañeros de viaje, y cómo el hecho quedó impune.

Borrego Crespo, de 26 años de edad, sancionado a 15 años de privación de libertad por un supuesto delito de tráfico de personas, se encuentra recluido en la Prisión Nacional Combinado del Este, en La Habana.

Según Borrego Crespo, quien niega ser responsable del delito por el cual fue sancionado, los hechos acontecieron el 17 de mayo del 2011, alrededor de las 10:00 pm, cuando él, junto a 4 ciudadanos, -todos de origen cubano- intentaron penetrar al territorio nacional por un punto de la Isla de la Juventud, procedentes de México.

“Yo había emigrado a México hacía cerca de 6 meses; regresé con la intención de establecerme nuevamente en Cuba".

Los familiares de Borrego Crespo residen en el municipio Sandino, provincia de Pinar del Río.

"Cuando estábamos cerca de la isla, el guardacostas nos detectó y emprendió una rápida persecución sobre nosotros, al tiempo que abrían fuego con un arma que, por el sonido, parecía ser una ametralladora”, -explicó Borrego, quien calificó de asesinato cruel y atroz, la muerte de uno de sus compañeros de viaje; así como la violencia verbal con que fueron tratados.

“Desde que ellos nos vieron, abrieron fuego sin siquiera darnos el alto” -continuó Crespo, y agregó: “Cuando nos encontrábamos a más de 20 millas de la isla, lograron darnos alcance y colocarse a uno 5 metros de nosotros; nos alumbraron con su reflector e hicieron un disparo certero que mató a William.

También describió, como después de la muerte de William  -a quien conoció sólo de nombre-, los guardacostas comenzaron a proferir amenazas de muerte a todos, ofensas verbales, y a embestir la embarcación con la intención de hundirla, acción que los obligó a tirarse al mar y tratar de alcanzar las costas a nado.

“Yo me mantuve nadando, aproximadamente, desde las 11:00 de la noche hasta pasadas las 2:00 de la tarde del día siguiente, hora a la que llegué a un cayo desde donde sólo se observaban las montañas de la isla”, -afirmó Borrego Crespo.

En otro momento de su declaración, Borrego Crespo manifestó que “en una visita que realizara la madre de William a otro de los tripulantes, encarcelado en el Combinado del Este, ésta me comunicó que el cuerpo de su hijo no le fue entregado y que las autoridades cubanas le informaron que su hijo se había lanzado al mar y su cuerpo había desaparecido”.

A pesar de que en diferentes ocasiones, dos educadores del penal que se comunicaron con  Borrego Crespo le afirmaron que él se encontraba acusado de entrada Ilegal al País, las autoridades que lo llevaron a juicio lo sancionaron por tráfico de personas.

VIDEOS