jueves, 28 de febrero de 2013

Enseñar es Crecer

Por Eduardo Herrera.

“Enseñar es Crecer", es el pensamiento de nuestro apóstol José Martí que se encuentra en el frente de la escuela Carlos Gutiérrez Menoyo, situada en la barriada de Mantilla, municipio Arroyo Naranjo, La Habana, Cuba.

Entrada de la escuela primaria Carlos Gutiérrez Menoyo.

Dicha escuela, en la que coexiste la enseñanza primaria y secundaria, es uno de los ejemplos de lo mal que se está comportando el sistema educacional en nuestro país.

En visitas realizadas a esta escuela se aprecia el contraste entre el deterioro de las aulas y lo que la propagada oficial afirma a través de   de los medios de prensa nacionales, los cuales se refieren a que todo está garantizado con respecto a la educación elemental en el país.

Según el testimonio de algunos maestros, en las aulas la falta de iluminación, ventilación y de espacio suficiente, atentan contra el buen desarrollo del proceso docente educativo de los menores.

También nos informamos acerca de la falta de comunicación entre maestros y padres,  a quienes no dejan penetrar dentro del recinto escolar por ninguna razón, ya que  han sucedido algunas peleas entre   el personal docente.

No dejaron de mencionar la mala alimentación que reciben los pequeños, lo que obliga a los familiares a llevarles almuerzos y meriendas a través de las cercas.

Padres en la cerca de la escuela dando alimentos a sus hijos.

Las madres entrevistadas, también nos hablan de la frecuente falta de maestros a clases y el trato incorrecto de algunos docentes hacia los padres y educandos. Algunos estudiantes, con los que pudimos conversar, nos cuentan de la suciedad de los baños y la falta de higiene en el comedor.

Frente de la escuela donde se encuentra el aula de primer grado y frase de Martí.


Lo anterior, contrasta con la realidad de otras escuelas -más exclusivas-, que están situadas fundamentalmente en los repartos residenciales de Miramar, Reparto Coli y Algunas zonas de Nuevo Vedado, donde van los hijos de los dirigentes y los nuevos ricos de Cuba.  

La mayoría del pueblo trabajador no puede aspirar a este tipo de educación para sus hijos, y tienen que aceptar cualquier educación que reciban sus hijos, aun cuando saben que el gobierno totalitario   sólo le intereza adoctrinar a su pueblo desde edades tempranas, sin tener en cuenta el bienestar y la justicia social para todos.

Yo, como muchos, creo que  enseñar de esa forma no es crecer.

Artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la educación elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.

2. La educación tendrá como objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.

3. Los padres tendrán el derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Exterior del comedor de la escuela.

VIDEOS