jueves, 10 de enero de 2013

Tres horas de aerosol con un balón de oxígeno vacío

Por Jaime Leygonier/Hablemos Press.

La Habana, 10 de Enero.- Asfixiándose por un grave problema pulmonar, Gregorio Luís García Pérez, fue “atendido”, durante tres horas, con un balón de oxígeno vacío, en el policlínico Wilfredo Pérez Pérez. 

Era evidente que el balón no funcionaba; el hombre pedía ayuda y la enfermera le dijo: “Aun tiene un poquito”,  según informe de un paciente que fue testigo del incidente.

Al fin, un camión trajo un balón lleno de oxígeno con el que pudieron socorrerlo hasta su remisión a otro hospital.

En el policlínico, no pudieron hacerle un electrocardiograma por no funcionar el equipo; comunicaron con otro policlínico para que le hicieran esa prueba, pero allí también había problemas que impedían realizar el electrocardiograma. 

El hecho ocurrió el 7 de Enero en el policlínico Wilfredo Pérez, en el habanero barrio Obrero, pero pudo ocurrir en cualquier otro centro hospitalario.

Según lo establecido, los policlínicos brindan atención primaria, pero sin competencia para asistir casos graves; el médico a cargo, al comprender la gravedad de García Pérez, cuyos pulmones se llenaban de líquido, firmó el documento de remisión para el Hospital Miguel Enrique, pero durante varias horas no hubo ambulancia  para trasladarlo.

El paciente declaró que temía morir antes de llegar al Hospital, pero que también sentía temor que lo llevaran para el Hospital Miguel Enrique, pues hacía un par de años acudió allí con una obstrucción intestinal y le  diagnosticaron indigestión remitiéndolo para su casa.

Gracias a relaciones personales, los familiares gestionaron el ingreso de García Pérez en el Hospital militar Fructuoso Rodríguez, y cuando al fin apareció una ambulancia para otro paciente, convencieron al chofer para que lo incluyera en el viaje y lo dejaran allí, donde actualmente es atendido con mejores recursos. 

VIDEOS