jueves, 17 de enero de 2013

Joven ex militar condenado a Cadena Perpetua realiza nuevamente una huelga de hambre

Cerezo Sirut junto a su madre. Foto: Archivo de Hablemos Press.

Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.

La Habana, 17 de Enero.- El prisionero Leandro Cerezo Sirut, se ha declarado nuevamente en huelga de hambre, en la Prisión Especial Kilo 8 de Camagüey, para exigir mejoras, en las condiciones carcelarias, que le permitan cumplir su condena dentro de las normas internacionales de respeto a la integridad de los reclusos.

“Este miércoles, los jefes de la prisión me notificaron  que sólo lleva 2 días sin comer, cuando en realidad ya cumplió 18 días en huelga de hambre", informó a Hablemos Press, en una llamada telefónica, María Victoria Sirut Reyes, madre del prisionero.

Cerezo Sirut, se encuentra ingresado en la sala de penados de la Prisión Especial Kilo 8, y "su estado de salud ha empeorado; está muy mal, porque se ha complicado con vómitos", comentó su madre.

"A mí, no me han dejado verlo; he ido más de tres veces a la prisión y no me lo han dejado ver, y sus compañeros me siguen llamando para decirme que sigue en huelga", reiteró.

Según Sirut Reyes, el joven Leandro "está exigiendo que se le respeten sus derechos; que le mejoren las condiciones infrahumanas en que se encuentra; que no le violen más su correspondencia; que no le suspendan las visitas y las llamadas por teléfono; además, exige su derecho a recibir -por parte de las autoridades carcelarias-  la atención que le corresponde como ser humano". 

El joven ex militar, permaneció durante 3 años y 8 meses en una celda de aislamiento de 2 metros de ancho por 3 de largo, más conocida como el corredor de la muerte, en la Unidad Especial el 47, de la cárcel Combinado del Este, en La Habana.

"Recibía visitas familiares cada 5 meses y podía hacer una llamada por teléfono de 10 minutos al mes; llamada que realizaba    encadenado de una mano, y de uno  de sus pies, al  suelo y a la pared, respectivamente, como medida de castigo", dijo su padrastro.

El miércoles, en una llamada telefónica, Sirut Reyes comentó:   "La Seguridad del Estado (policía política) se ensaña con él; lo  hostigan sin descanso para torturarlo sicológicamente; por eso, él tomó la decisión de declararse en huelga de hambre".

El 29 de Diciembre, el joven Leandro llamó a su madre para informarle que "ese día, a las dos de la tarde, tocaba una visita de fin de año para todos los presos, pero que a él se la suspendieron sin ningún motivo".

Desde los 19 años, el joven ex militar extingue una sanción de Cadena Perpetua, por haberse alzado en armas en una unidad militar de Managua, poblado situado a unos 22 kilómetros de la capital cubana, e intentó secuestrar un avión en el Aeropuerto Internacional José Martí, para abandonar el país junto a tres de sus compañeros.

El 21 de Agosto del 2010, Leandro fue trasladado del Combinado del Este hacia la Prisión Especial Kilo 8, a pedido de su familia; sin embargo, en una carta enviada a Hablemos Press, en marzo del 2012, nos comentó: “Imaginaba que al fin cesarían las violaciones; mis temores, mis angustias, mis sufrimientos; la impiedad y el irrespeto del que he sido objeto desde mi captura, al igual que mi familia. Tengo que reconocer que estaba soñando. ¡Cuán alejado de la realidad he estado -y están tanta gente- del tema carcelario, tanto dentro como fuera de Cuba!.

Hablemos Press, realizó varios intentos infructuosos -a través del teléfono-  para indagar en Kilo 8 por el estado de salud del joven Cerezo Sirut.  Al llamar a la jefatura de Cárceles y Prisiones, con sede en las calles 15 y K, en el municipio Plaza, en La Habana, una oficial -que se negó a decir su nombre- dijo que solo estaba autorizada a informar a sus familiares más cercanos.

VIDEOS