Obtener el Flash Player para acceder a este reproductor. Streaming para Radios

Caricatura del dia

miércoles, 23 de enero de 2013

Caos educacional: Retrasados mentales con 12 Grado de escolaridad

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.

La Habana, 23 Enero.-  Por la presión que el Ministerio de Educación ejerce sobre los maestros -para que promuevan a todos los alumnos-, un considerable número de escolares analfabetos, con problemas para el aprendizaje e incluso con retraso mental, transitan por todos los grados del sistema escolar, según testimonios de padres y maestros.

También hay referencias -desde los años 80-, de adolescentes con retraso mental que recibieron su certificado de estudios pre-universitarios  terminados, y además, fueron reclutados para el Servicio Militar General.

El nivel de instrucción en Cuba ha decaído increíblemente. Hace décadas que todos saben que los conocimientos no se corresponden con los certificados escolares; por ello, desde los últimos cursos, las universidades aplican exámenes de ingreso, que los graduados de pre-universitario suspenden masivamente.

Aunque la Universidad no escapa a la crisis, y con frecuencia muchas de las preguntas con las que se confeccionan sus exámenes y guías de estudio, están mal formuladas.

Pero, si es dañino pasar de grado a escolares que no aprendieron  los conocimientos básicos correspondientes a la escuela primaria -incluso analfabetos funcionales -, hacerlo con retrasados mentales, en lugar de educarlos en las escuelas de Educación Especial, es lo peor para esos niños especiales.

La principal causa del caos educacional, es la presión del Ministerio de Educación sobre los maestros, cuyo salario tiene tres niveles. Si no aprueban a todos sus alumnos, reciben una mala evaluación laboral y les rebajan el salario.

Es económica esta política de obligar a maestros y profesores a graduar -masivamente-, a los escolares que carecen de los conocimientos del grado.
La educación masiva y gratuita, propagandizada como "éxito de la Revolución", requiere un presupuesto tan inmenso que se hizo imposible para las autoridades permitir a los educadores aplicar correctamente los exámenes y suspender alumnos.

Porque el sistema educacional no puede económicamente aumentar así la población escolar.

La radical disminución de la natalidad significa disminución de niños en las escuelas, pero no compensó el problema pues la crisis económica causante de esa disminución significa recorte de recursos para la educación.

Al principio, se notaba menos el mal ocasionado, pero décadas de esa práctica lo multiplicó, y desde hace 20 o' 30 años los graduados  y los profesores -frutos de esa educación - ignoran masivamente las reglas ortográficas, las tablas de multiplicar y otros contenidos básicos, y son incapaces de aplicar el pensamiento lógico y hacer análisis.

Otra causa del caos, es la ignorancia de los profesores. Fidel Castro,  afirmaba en sus discursos que teníamos el mayor número de maestros graduados percápita del hemisferio; fue cierto, pero desde fines de los años 80, huyeron en masivamente a otros empleos, por la mentalidad militar de la dirección del Ministerio de Educación que los somete a maltrato laboral, mala remuneración e incómodos horarios.

Desde los años 90, las escuelas carecen de maestros, y el Estado  improvisa con estudiantes y adolescentes que no son graduados, carecen de vocación o se hicieron "maestros emergentes" porque al graduarse de 9no. Grado, el bajo acumulado les frustró el acceso a otros estudios.

Para los varones es una posibilidad de evadir el Servicio Militar.
Con el sistema de Teleclases, el Ministerio de Educación pretende  compensar la baja calidad de los maestros y profesores improvisados; pero el televisor, jamás puede suplir al maestro. Ese método se ensayó en el año 1966 y fue un rotundo fracaso.

En los años 60, hubo una gran inversión en educación; en los 70, ya estaban rotos los mapas, laboratorios y láminas; y hoy, prácticamente no existen. Las escuelas tienen problemas constructivos, y de plomería.   Muchos de los inmuebles utilizados por el gobierno como Centros Escolares, son caserones del siglo XIX o principios del XX, o antiguas escuelas confiscadas en 1961.

Durante los años 80 apareció el fenómeno de la venta de certificados de escolaridad y de notas (hoy, incrementado de forma alarmante). Aun sin llegar a pagar, el regalo de los padres a las maestras se convirtió en requisito para que los escolares obtengan buena nota o no sean maltratados por sus educadores.

La indisciplina escolar y laboral predomina, y el maestro -antes figura respetada- ahora, salvo excepción, es despreciado por alumnos y padres; éstos, con frecuencia desautorizan a los maestros ante sus escolares, aun los que no lo desean no pueden evitarlo al necesitar explicarles a sus hijos que el maestro les enseñó errores ortográficos y matemáticos.

Los inspectores son pésimos maestros que, cansados de ser yunque, se sirvieron de influencias para escapar del aula y convertirse en martillos. Acosan a los maestros, para cogerlos en faltas por incumplimientos burocráticos, y no saben para orientarlos pedagógicamente; todo lo suplen con los “méritos revolucionarios”.

Abundan las anécdotas sobre la ignorancia de maestros y alumnos, y sobre la corrupción en el sistema educacional.

Según refiere un profesional, padre de familia, "Es muy duro para la maestra, que le rebajen el salario por suspender al alumno que no sabe, por eso los pasan de grado a todos; además, en educación todo tiene un precio: notas, certificados, escalafón para obtener estudios superiores, y cuando los padres traen comida y regalos a la maestra, ésta pasa de grado al niño aunque sea retrasado mental. Recuerdo un compañerito de aula de mi hijo, con problemas de aprendizaje, que estaba en 2do, grado sin saber leer, y a pesar de esa deficiencia pasó al 3ro. Y si el niño tiene problemas de conducta y molesta en clase, como ocurre con niños con problemas en el aprendizaje y la concentración, menos quiere la maestra que repita el grado, lo pasa al grado superior para librarse de él."

Un ex-profesor: "En 1989 en un curso de pos-grado de la Universidad de La Habana, un joven profesor de Economía Política, en la primera conferencia dictaba y escribía algunos conceptos en el pizarrón, pero sin acentuar esas palabras, y explicó con total naturalidad: "Yo escribo sin acentuar porque no sé cómo ponerles los acentos a las palabras". ¿Qué queda para la enseñanza primaria y secundaria donde los muchachos leen silabeando como niños pequeños?  ! Y no hablemos de interpretar un párrafo o resumirlo, porque no les desarrollaron el pensamiento lógico! La enseñanza es repetitiva y esquemática, carecen de hábitos de lectura y de memorización.

Únicamente se salvan algunos, hijos de profesionales. Muchos padres acuden a "repasadores" que ilegalmente cobran por enseñar y que son mejores o peores que los maestros de la escuela. La mala instrucción en las escuelas obliga a compensarla en casa o con "repasadores", pero choca con el tiempo: El horario de clases, de 8:30 a 4:30, es excesivo, luego el niño necesita juego y descanso, y las clases privadas lo encuentran cansado, y muchos padres, como ignorantes fruto de esa mala instrucción aceptan por bueno que el niño pase de grado sin saber; es más cómodo. No hay maestros, casi todos huyeron; ninguna escuela tienen completo su claustro de profesores, y ello abruma de trabajo a los que hay; los maestricos improvisados no permanecen en sus plazas, huyen también. La situación desalienta a los buenos alumnos, y si gradúan hasta a retrasados mentales, en el otro extremo no hay escuelas para los niños talentosos que tienen que seguir al paso del más lento y cogen en faltas a su maestra. Antes de este gobierno hubo una escuela para niños talentosos; luego hubo un plan experimental en Ciudad Libertad, pero lo cerraron diciendo que eso era elitismo".

Conozco el caso de una niña de 12 años de edad -con retraso mental-, que asiste al 7mo. Grado; mentalmente, es una niñita -malcriada de dar perretas-, y sufre porque no entiende las lecciones. La madre y el hermano le hacen las tareas; y ella, las entrega al maestro sin haberlas aprendido.

Un militar: "En los años 80, formé parte de una comisión de reclutamiento para el Servicio Militar, y presencié  discusiones entre los médicos y los oficiales porque los médicos dictaminaban con retraso mental a varios jóvenes que tenían certificados de pre-universitario:"Pero, médico, tienen 12mo. grado, son certificados entregados por la Revolución. ¿Es que Ud. no confía en la Revolución?"  " Yo soy médico. ¿Ud. duda de mi capacidad?"  Recuerdo que para demostrar la condición mental de uno de esos muchachos le hacía preguntas  como: " ¿En qué se parecen una naranja y una pelota? Y ¿en qué se diferencian?" y no le sabían responder."

Nota: El autor es profesor graduado de Historia e impartió clases en enseñanza secundaria (7mo. y 9no. grado) y en media superior (10mo-12mo.grado) durante 11 años, hasta su expulsión en 1990 por sus ideas políticas.

Share this article

Videos

Caricaturas

 
Copyright © 2009-2014 Centro de Información Hablemos Press • All Rights Reserved.
Distributed By Free Blogger Templates | Template Design by BTDesigner
back to top