lunes, 21 de enero de 2013

Autoridades carcelarias impiden que denuncias lleguen a la prensa nacional

Por Ernesto Aquino Montes/ Hablemos Press.
La Habana, 19 de Enero.- El prisionero político Yander Farres Delgado, encarcelado en la Unidad Especial VIH/SIDA, denunció -vía telefónica- las constantes violaciones a los derechos humanos, por parte de la dirección del penal, y las estrategias llevadas a cabo para impedir que sus denuncias lleguen al conocimiento de instancias y organismos superiores, incluyendo la prensa nacional.

Farres, enfermo del VIH/SIDA, con padecimientos de neuropatía e hipertensión, es delegado del Partido Republicano de Cuba en el municipio Habana Vieja. Se encuentra detenido desde el 30 de octubre del 2012 acusado de Desorden Público, tras lanzar octavillas antigubernamentales desde un edificio.

Según Farres, él le envió al Teniente Coronel Castillo, Jefe de la Unidad Especial, una carta -a través del reeducador Yordanis-, para que la hiciera llegar a la redacción del periódico Granma -Órgano Oficial del Partido Comunista-, "y las autoridades del penal abrieron la carta, la leyeron y determinaron que no sería entregada  a su destinatario; ni esa, ni ninguna otra que escribiera".

En la misiva, Farres explicaba las causas por las que había sido detenido, y en qué condiciones lo habían conducido a esa prisión; además, denunciaba los reiterados maltratos que sufren los sancionados; las malas condiciones higiénicas y de alimentación; la ausencia de médicos de atención primaria y dentistas, y el abandono -por más de 2 meses-, de la visita periódica de los especialistas en VIH/SIDA.

La Unidad Especial, es una prisión para sancionados con VIH/SIDA, ubicada en el municipio San José de las Lajas de la provincia Mayabeque,  y recluye a unos 120 enfermos del VIH.

“Esa carta no convenía que saliera" -afirmó Yander-; "yo sé que esa gente no la iban a publicar en la sección de Acuse de Recibo -una sección del periódico donde escriben los lectores-, pero mi interés, era que supieran las cosas que realmente están pasando aquí, y que ellos fingen ignorar”.

Unos días después del incidente con la carta -continuó  Farres-, "tuve una conversación por teléfono con el segundo de Diosdado, que es el jefe de las Prisiones en la provincia Mayabeque; llamé al 86 48 43 y todavía estoy esperando respuesta".

"Jamás te dan respuesta de nada.  Llamé también al 212 55 80 y 212  55 20,  el  teléfono  del secretario de Darío Delgado Curra, Fiscal General de la República, y me dijo que iba a investigar, porque él no creía lo que yo le estaba contando".

Reiteró: "Eso fue hace un mes y no he recibido respuesta, ni tampoco he visto que se hayan producido cambios; las cosas siguen igual, o quizás peor”.

En otra parte de su declaración, -refiriéndose a la alimentación- Farres afirma: “La alimentación es pésima; yo he encontrado  gusanos en las comidas; ahora mismo, está el cólera en la calle, y por esa razón no están dando pases; sin embargo, aquí el agua no la hierven ni lavan los alimentos, y esto lo digo porque he visto  las mismas papas que nos dan, con cáscaras sucias; es evidente que no se lavan; no se preocupan de la limpieza de los cubículos ni tampoco de aislar los cubos de sancochos que hay en el patio, que son para los puercos de los guardias”.

En su testimonio, Farres aseguró que “hace un mes entró a la unidad un camión de helado y no hemos sabido ni el sabor que tiene, porque se lo comen los guardias; los prisioneros enfermos con VIH no comen helados ni tienen derecho a reclamar; igual entró un camión de frutas con guayaba y también se lo llevaron los guardias".  

Fidel Castro, en su libro 100 horas con Fidel, dijo que en Cuba no había prisiones del VIH/SIDA, "pero esto sí es un sanatorio prisión, y parece una prisión de máxima severidad y demasiado régimen”, concluyó. 

En la isla hay seis prisiones para enfermos de VIH/SIDA que recluyen a alrededor de 500 reos, distribuidas en diferentes provincias: Una en Santiago de Cuba, una en Camagüey, una en Holguín, dos en Villa Clara y una en Mayabeque.

VIDEOS