Agencia de Prensa Independiente

Agencia de Prensa Independiente
viernes, 30 de noviembre de 2012

11/30/2012 04:54:00 p. m.
Alejandro Olayón y María Regla Rodríguez en la sede de Hablemos Press. Foto: Hablemos Press.


Por Ernesto Aquino/ Hablemos Press.


La Habana, 30 de noviembre.- Toda una vida bajo el azote del abuso policial; soportando con firmeza, de madre y de patriota, la violencia rabiosa de un gobierno que no puede vencer, con la fuerza de sus fusiles, el poder soberano  de la razón. Toda una vida de sacrificio dedicada a la defensa de las mejores causas, sin que los malos vientos de las muchas miserias humanas hayan podido quebrar su entereza.

Pero el acoso fanático de los órganos represivos del régimen, de una persistencia aberrante, golpea con saña donde la firmeza es más sensible: Los hijos.

María Regla Rodríguez Pereda, es una madre desesperada clamando justicia para su hijo Pedro Luis Miranda Rodríguez, actualmente encarcelado en la prisión de Valle Grande -en espera de juicio-, acusado de Atentado.

“Estoy destrozada; creo que no voy a poder soportar ver a mi hijo encarcelado por una patraña de la policía política. Mi salud ya no es buena, y los años no pasan por gusto”, dijo en una entrevista, realizada por el periodista independiente Roberto de Jesús Guerra, director del Centro de Información Hablemos Press.

Rodríguez Pereda, una veterana luchadora civilista de 61 años, visitó la sede de Hablemos Press para denunciar la farsa policial que  pretende enjuiciar a su hijo por un delito que no ha cometido.

Pedro Luis Miranda Rodríguez, nacido el 17 de Febrero de 1965, es miembro del Movimiento Cívico Nacional Máximo Gómez Báez, desde su fundación en el año 1991. 

Según el testimonio de su madre, el 28 de Octubre Pedro Luis se encontraba en la casa de Jhonny, un amigo, realizando un trabajo de mecánica automotriz. En la casa, un grupo de personas reunidas compartían un fin de semana familiar entre charla y música.

“Algunas personas, de las reunidas en la casa donde se encontraba mi hijo -relata María Regla Rodríguez Pereda-, aseguran que, sin que se produjera ninguna alteración del orden, dos policías irrumpieron en medio de la reunión familiar, argumentando que la música estaba muy alta y estaba molestando a los vecinos”.  

“Los agentes de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria), -continuó Rodríguez Pereda- le pidieron al dueño de la casa, amigo de Pedro Luis y dueño del carro que éste estaba arreglando, que saliera para afuera; y una vez allí, comenzaron a insultarlo con palabras groseras y de forma violenta. Esta actitud, impropia e injustificada, fue lo que motivó a mi hijo Pedro Luis a intervenir a favor de su amigo, y reclamarle a la policía el respeto que las autoridades deben tener en su trato con la ciudadanía”.

Alejandro Olayón Plasencia -esposo de María Regla-, quien también participaba como testimoniantes, continuó el relato: “Los vecinos que presenciaron el espectáculo mediático de la policía, aseguran que los agentes le aplicaron espray paralizante y la emprendieron a golpes contra Pedro Luis, usando bastones, y que luego de la golpiza lo esposaron, lo montaron en el patrullero y se lo llevaron.

“Sólo supimos de él al día siguiente, 29 de noviembre -continuó, esta vez, María Regla Rodríguez-, cuando le permitieron comunicarse con nosotros por teléfono desde la unidad policial de Guanabo. Nos pidió que le lleváramos una muda de ropa limpia (cuando fue detenido vestía ropa de mecánico, y estaba sucia de grasa) y un par de zapatos. Cuando llegamos a la estación de policía aceptaron entregarle la muda de ropa y el par de zapatos, pero no nos permitieron verlo”.

En estos momentos, Pedro Luis Miranda Rodríguez se encuentra encarcelado en la prisión de Valle grande en espera de juicio; su madre, María Regla Rodríguez Pereda y otros familiares están seriamente preocupados por su salud y seguridad personal.

“Pedro Luis -dijo su madre visiblemente afectada- padece diabetes tipo 2, hipertensión arterial y problemas renales que se le han agudizado en los últimos meses; además, tenemos miedo que lo maten, como hicieron con mi hijo Ernesto”.

Ernesto Miranda Rodríguez, otro de los hijos de María Regla Rodríguez, un joven luchador civilista, de 33 años, murió el 20 de Marzo del año 2000, asesinado a manos de un delincuente, reclutado por la seguridad del estado, quien le asestó una certera puñalada que le provocó la muerte inmediata. El asesino sólo cumplió 2 años de prisión y después fue liberado.

María Regla, espera sensibilizar a las organizaciones humanitarias, defensoras de los derechos humanos, para que intercedan ante las autoridades cubanas por la liberación de su hijo Pedro Luis Miranda Rodríguez.

Random Posts