domingo, 21 de octubre de 2012

Elecciones en Venezuela: una lección de democracia para Cuba

Por Rev. José Carlos Pérez/ Hablemos Press.


La Habana,  20 de octubre.- El pasado día 7 de octubre se  celebraron en Venezuela las elecciones presidenciales. La “lucha” se definió entre el presidente Hugo Chávez y su oponente Enrique Capriles, ambos representantes de partidos políticos antagónicos. En estas elecciones y a diferencia de los comicios electorales cubanos, Venezuela ha dado una lección de democracia al sistema electoral cubano.
Según las noticias  trasmitidas por la televisión y prensa nacional, todas las partes involucradas en los comicios venezolanos estuvieron  de acuerdo con la transparencia en el sufragio, incluso los observadores internacionales.
De hecho, de las 92 elecciones que hemos monitoreado, diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo”- dijo Jimmy Carter. Tomado del periódico Juventud Rebelde 7 de Octubre 2012. 
La nota del referido periódico JR titulada  “El mejor sistema electoral del mundo” puntualizó que:
La opción que pierda reconocerá sus resultados, porque sus técnicos estuvieron allí, evaluaron el software  y sus testigos participaron en el proceso”.
 ”…en todos los colegios electorales habrá -y al parecer hubo- testigos de mesa de los partidos litigantes, además de unos 4 000 observadores nacionales y varios cientos de acompañantes internacionales.
El Comando Venezuela, equipo de campaña del derechista, desplegará 15 000 testigos en los centros de votación”.
Por último el periódico refirió que “en Venezuela en casi 14 años  de revolución Bolivariana, y por su concepto de democracia participativa y protagónica, se han efectuado 15 elecciones y referendos”.
Por su parte el sistema electoral cubano es único en el mundo, así como su concepto particular de democracia, por lo cual carece de las características democráticas electorales ocurridas en Venezuela.
En la Isla caribeña no existen candidatos a elección que sean contendientes de partidos opuestos o que sostengan proyectos sociales diferentes.
Tampoco  existe posibilidad legal u opción de elegir a postulante alguno que se proyecte social o políticamente diferente al régimen cubano que lleva arraigado en el poder  más de 50 años.
Penosamente no existe un debate político entre cubanos debido a que “en este Ring solo hay un boxeador”.
Todos los candidatos desde los municipios hasta la presidencia pertenecen, obedecen y cumplen las orientaciones del único legal partido político existente -comunista- ya por más de medio siglo.
Por estas razones pienso que al pueblo ya no le interesa quien salga elegido como delegado municipal, provincial o nacional aunque haya buenas personas, conocidas y queridas públicamente.
Históricamente ningún delegado ha resuelto las verdaderas necesidades de la comunidad, necesidades que se heredan por años y años de un delegado a otro sin resolver.
En mi experiencia cristiana -y lo digo guiado por mi conciencia- me molestó mucho como pastores desde sus pulpitos los domingos promovieron el mismo discurso del gobierno a fin de que sus miembros y visitas, después del culto, “acudan a las urnas y que no dejen de ejercer su voto”.
Mi molestia radica en cómo casi ninguno de ellos está ideológicamente con el gobierno, puesto  que lo critican, maldicen o detestan y a falta de esa honestidad y civismo lo apoyan en las votaciones “eligiendo al mejor y más capaz”.
Por años me he negado  al voto debido a que el partido comunista no representa mi ideología y proyecto social. Sin dejar de reconocer que el voto es una libertad personal de cada quien. Desde la anulación de la boleta hasta señalar a un candidato de los que mencioné anteriormente.
Pienso que son estas cosas las que más dañan a la sociedad cubana: la falta de civismo, la hipocresía, el radicalismo ideológico, la falta de valores entre otras muchas virtudes.
Ruego a Dios que pronto llegue el día cuando TODOS los cubanos podamos convivir y concebirnos COMO IGUALES a pesar de los diferentes criterios políticos (derecha o izquierda, blanco o negro, comunista o no) donde las posturas políticas no distancien a las familias, amigos y sociedad en general.
Lamento que mi opinión pueda molestar a políticos oficiales cubanos, a la Seguridad del Estado o  quizás  algún otro disidente, pero estoy convencido que Venezuela tiene -todavía hoy- un mejor sistema electoral que el existente en Cuba.

VIDEOS