domingo, 7 de octubre de 2012

Cuba en la ONU, las dos caras de la moneda

Jorge Cervantes y su familia en Contramaestre

Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.

La Habana, 6 de octubre.- Cuba, arregla  a la opinión pública, en la Sesión 67 de la Asamblea General de la ONU, para tratar de obtener un voto contra el embargo que mantiene EE.UU. contra la Isla. La reunión continuará durante  todo el mes de octubre del 2012.

La sesión, la inició la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien lidera el embargo de UNASUR contra el nuevo Gobierno de Paraguay, por considerar que se moldeó un  golpe de estado legislativo contra el ex presidente  Fernando Lugo.

Castro, invitó en el 2002 a McNamara, Secretario de Defensa de EE.UU. durante el gobierno de John F. Kennedy (1960-1963), para evocar el aniversario 40 de la crisis de los cohetes; de paso, trataron sobre la confiscación de las propiedades norteamericanas embargadas por Cuba -en 1960-  sin que mediara compensación alguna. Castro, reconoció -durante una comparecencia en vivo por la TV estatal- que todas las propiedades que fueron confiscadas eran absolutamente legales, de capitalistas y compañías norteamericanas.

A medio siglo del embargo de EE.UU, la pregunta obligada es: ¿El embargo que lidera la presidenta de Brasil y la concertación de UNASUR, contra el Gobierno de Paraguay, es moral, cívica, jurídica y políticamente correcta?  ¿Debe ser aplaudido por la AsambleaGeneral?

Rousseff, Chávez, Morales -del UNASUR y el ALBA-  deben aclarar ¿cuál es la diferencia entre ambos gobiernos: La dictadura castrista, que tiene en la miseria y sojuzgado al pueblo cubano, por medio siglo, o el novel gobierno paraguayo que impuso una ley legislativa?

Los cubanos, exigen que se discuta en la Asamblea General la violencia oficial, promovida por el Gobierno Revolucionario e institucionalizada en 1990 en la AsambleaNacional del Poder Popular (ANPP), contra los activistas de DD.HH,  la disidencia pacífica y los periodistas independientes. También deben discutir la farsa electoral que los dirigentes valetudinarios castristas custodian por fuerza mayor.

El ejecutivo cubano, acuerda las leyes en el Consejo de Ministros, y después la sanciona en la ANPP, ya que todo el Poder Ejecutivo es diputado por obra y gracia del Buró Político, rector del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (cc-pcc).

Sería interesante, preguntar a Rousseff, Chávez, Morales y comparsa, ¿Si la Alemanianazi estuviera en la ONU con las Secciones de Asalto, la acogerían? Los cubanos, exigen  que se promueva un voto de castigo contra el castrismo, para que desmonte los mítines  de repudio con los que aterroriza al pueblo.

La violencia se ha institucionalizado, con el uso de las tenebrosas Brigadas de Respuesta Rápida, una organización al estilo de las Secciones de Asaltos del Partido Nazi, conformada por funcionarios del Partido Comunista y oficiales de la policía política.

Las BRR, asaltan a los disidentes en la vía pública y los secuestran e invaden y cercan los hogares, incluso por varios días, desde que el General Raúl Castro se hizo del poder.

Sin embargo, el Gobierno castrista ofrece clases de ética y moral en las agencias de la ONU, la UNESCO, la Comisión de Derechos Humanos, el  ECOSOC  y el PARLATINO, éste, con sede en Brasilia, y como ironía se recuerda cada diez de diciembre, Día Internacional de los DD.HH.  El PCC es invitado, por obra y gracia del Grupo de Río, cuyo cónclave es patrocinado por Brasil.

Los cubanos, no entienden por qué no se habla sobre el terror de estado del Gobierno de Raúl Castro, ejecutado por los Generales y Coroneles del  MINFAR y el MININT. Con inmunidad se presentan ante la ONU y el PARLATINO mientras siguen  aupando el terror contra el pueblo cubano, en pleno siglo XXI.

La oposición  cubana, exige a Dilma Rousseff y a UNASUR,  que emplacen al Gobierno de Raúl Castro y sus Generales, para que cese el terror como política de estado, contra los activistas políticos, defensores de DD.HH, periodistas independientes, y contra cualquier forma de oposición pacífica.

Las BRR, son tan terroristas como las FARC de Colombia, el Hezbollat que patrocina el gobierno de Irán, los Macheteros de Puerto Rico y las SA (secciones de asalto) del Partido Nazi de Hitler.

Aunque, las BRR poseen la ventaja de ser institucionalizadas en el lastre del poder legislativo, y  los fundadores se encuentran en el Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, ocupando las vicepresidencias y andando como perros por sus casas en la ONU y el PARLATINO.

La BRR son tropas de asalto que, sin ningún tipo de escrúpulos, auxilian todas las aventuras criminales (contra la oposición pacífica) que promueve el partido único (cc-pcc) presidido por el General Raúl Castro.

VIDEOS