miércoles, 19 de septiembre de 2012

La traición en Río Grande



Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.

La Habana.- En éste septiembre, la prensa oficial y otros medios de difusión masiva se encuentran resaltando al  “guerrillero heroico”. Los cubanos están pasmados, ya que aún falta para que comience la jornada ideológica Camilo-Che del 8 al 28 de octubre, en alusión al fusilamiento de Guevara en la selva boliviana, y a la desaparición fantasmal, el 28 de octubre de 1959, del jefe del Ejército Rebelde, el comandante Camilo Cienfuegos.

Granma, el vocero oficial del Partido Comunista Cubano, el sábado primero de septiembre resalta en primera plana la muerte del comandante Vilo Acuña, “Joaquín” en la selva boliviana, segundo al mando de la aventura guerrillera del Che Guevara.

Anota Granma, que el campesino Honorato Rojas, había conducido al ejército boliviano  a la emboscada que ametralló en Río Grande al pelotón de Joaquín, el 31 de agosto de 1967. Al suceso, Granma lo titula: La traición que tiñó de sangre al Río Grande.

Sin embargo, al órgano oficial se le olvida que en el resumen del mes de julio, Che Guevara resalta la pérdida del contacto con el exterior y que Manila y Ramón lo han abandonado, en alusión a La Habana y a Fidel Castro.

El ex guerrillero de esa aventura, y ex coronel del Ministerio del Interior, el cubano Dariel Alarcón (Benigno), cuenta en su libro, Diario de un soldado cubano, que Orlando Pantoja (Olo), Antonio Sánchez (Pinares) y otros, estaban convencidos que los hermanos Castro manipularon en deshacerse de ellos a como dé lugar. Ellos eran una  verruga política entre las dos grandes potencias. Y la URSS le condicionó la ayuda a Cuba con la anulación de Guevara por presión de EE.UU. acuerdos que se revelaban desde la crisis de los cohetes en octubre de 1962.

La primera traición, fue Tamara Bunker, (Tania) abandonó su jeep con todos los mapas y secretos de la guerrilla, apunta Alarcón, y está bien documentado que espiaba a la guerrilla a favor de los servicios soviética (KGB) y la STASSI alemanes. Granma calla,  ex profeso, dando margen a la duda a favor de los líderes del régimen cubano.

Según Alarcón, cuando alguien en el Buró Político, dijo de ir al rescate de Guevara, Raúl Castro, espetó: -el Che que se joda. Y precisó, -desde que Guevara definió en Argel en 1965 en la Cumbre de los NOAL a los soviéticos de imperialista, Raúl Castro le pedía la cabeza.

VIDEOS