jueves, 6 de septiembre de 2012

¡La próxima víctima…!

Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press. 


La Habana.- Yo puedo ser la próxima víctima de la disidencia en Cuba, a esa conclusión he llegado después de valorar que las amenazas del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE)  la policía política, no son simples frases de cliché  para amedrentar al disidente. Son categorías de terror que proyecta el DSE, y a partir de ese axioma castrista la vida del disidente se halla en el limbo.  

Amenazado por el DSE de llevarme al hospital psiquiátrico de Mazorra para aplicarme electroshock cuando  en 1990 entregué el Proyecto Cambio-2000, en el Consejo de Estado, dirigido a Fidel Castro. Criticaba el modelo económico y sugería un proceso de cambios y desembocar en el año 2000 con elecciones pluripartidistas. Desde entonces he sobrevivido  en una persistente cacería de brujas donde mi familia no ha escapado. 

El 5 de agosto de 1994, El Maleconazo, el DSE me buscaba para desaparecerme, pero testigos de la logia Caballero de la Luz  evitaron la tarea, aunque fueron golpeándome desde el parqueo Maceo hasta la 3ra. U/PNR. Sólo tres semanas después notificaron  a la familia, cuando ya se desvanecieron las heridas del rostro. Cuando inicié en el 2005 la cruzada NO a la farsa electoral, desde una moto dos individuos en medio de la noche me golpearon con una manguera dejándome sangrando. 

Durante el 2011, he reportado las inyecciones letales que les han incrustado a varias Damas de Blanco en pleno mítines de repudio organizado por el DSE. Los oficiales del MININT han buscado una nueva forma de amedrentar: “te vamos a complicar la vida en los calabozos, y te daremos un ‘paseito' al puente de Bacunayagua cuando estés de visita en Matanzas”. 
 
Estos eventos lo he denunciado en las direcciones de “atención ciudadana” y conservo los documentos: Consejo de Estado, Fiscalía General, Tribunal Supremo y al MININT (Coronela Walkiria). Escritos publicados en la red de Internet.  

La inyección aplicada a las Damas de Blanco incita el sangramiento vaginal, hipertensión arterial súbita, calambres en las articulaciones, inflamación de las piernas, de ellas Rita María Montes de Oca y Sara Martha Fonseca, han denunciado el martirio. Su líder Laura Pollán,  después de una soberana paliza, de en seguida  ingresó y murió el 14 de octubre 2011 en el hospital Calixto García de dengue hemorrágico, según parte oficial. 

Manuel Rodríguez Rodríguez, fue secuestrado el 14 de julio e internado en los calabozos del Vivac en las afueras de La Habana y maltratado. Lo liberaron el 22, dos horas después de la muerte de Oswaldo Payá. Nunca le informaron a la familia de la detención. Rodríguez, lidera la organización disidente de Asociación de Veteranos Independiente por la Paz (AVIPAZ-1999). 

Ex oficial del Ejército Rebelde, Manuel Rodríguez; ya en la primavera de 1959, lideró  junto con un centenar una protesta del Regimiento Calixto García de Holguín que formaba la 7ma. Región militar, oriente norte, en desacuerdo a los ascensos  a comunistas en oficiales-jefes y a funcionarios civiles.  

La protesta, indujo la  visita del Jefe del Ejército Camilo Cienfuegos y les notificó:  “que le dieran un voto de confianza que hablaría con Fidel (Castro) si esto es comunismo yo estaré con Uds.”  Cienfuegos, desapareció  misteriosamente sin dejar rastro  el 28 de octubre de 1959. 

Record de presos políticos, han muerto en las cárceles después de acudir al ayuno alimentario y oficiales del MININT  en el clímax urgente le han suspendido el agua y han desembocado en la muerte, desde el líder universitario Pedro Luís Boitel, en 1971, y en años reciente Orlando Zapata Tamayo y Wilman Villar Mendoza.  

Otros han sufrido una soberana golpiza como Juan Wilfredo Soto y Salvador Ferrer (2011), este último lanzado escalera abajo en la cárcel de Quivicán, casos argumentados por testigos, como acto violento llevado a cabo por oficiales carcelarios del MININT. 

Una comisión del MININT, en 1994 declaró en el vocero del régimen, el periódico Granma, que esclarecería el hundimiento del remolcador 13 de Marzo, llevaba 72 pacíficos cubanos abordo que pretendían pedir asilo en EE.UU. Mueren 41 y de ellos 10 infantes. La Comisión precisó que fue un accidente marinero. 

Sobrevivientes, declararon que navíos oficiales navegaban en círculo para provocar un torbellino y se hundiera, y se juzgara un accidental naufragio. Mientras chorros de agua fusilan a los del “13 de Marzo” y los niños eran arrancados de los brazos de las madres. Un yate turístico que navega cerca evitó  que el hecho fuera consumado y sólo así es que los guardacostas  cubanos acudieron en auxilio, declararon los sobrevivientes. 

No es casual que el régimen actualmente  tenga una alforja de 202 casos de muertes violentas en el sistema de cárceles y centro de detenciones, evento  analizado actualmente por una comisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.  

Los periodistas todos,  y los del Centro de Información Hablemos Press, quienes realizan un informe semanal denunciando estos hechos en primicia e inmediatez, reciben amenazas vía telefónica de encontrar la muerte en accidente fatal en la vía pública. Ellos son: Calixto Ramón Martínez, Magaly Norvis Otero, Roberto J. Guerra, Jaime Leygonier, entre otros. 

Mientras los críticos, ya sean activistas de DD.HH. y políticos, periodistas, blogueros y familiares de los disidentes son acosados y amenazados por oficiales del DSE y MININT. Éstos son quienes organizan, dirigen y controlan las terroristas Brigadas de Respuesta Rápida, grupúsculo desde que el General Raúl Castro preside los poderes, cercan por varios días los hogares de los disidentes que sufren amenaza y acoso. 

Por otra parte, lo más reciente, el sueco Jens Aron Modig sobreviviente del accidente donde mueren los disidentes Harold Cepero y Oswaldo Payá, declaró en el periódico Granma,  -que el venía dormitando y luego perdió la conciencia. Sin embargo, en la conferencia de prensa televisada, reforma: “que no veía nada anormal, y que fue un accidente”. 

Hoy nos encontramos ante la encrucijada, que otra comisión del MININT preside las investigaciones del accidente del tránsito donde mueren los disidentes Harold Cepero y Oswaldo Payá, éste último quien fuera líder-fundador del Movimiento Cristiano Liberación y promotor del Proyecto Varela, que le valió para ser homenajeado con el Premio  Sajarov 2003 de DD.HH. 

VIDEOS