jueves, 27 de septiembre de 2012

!Ese cielo pseudo católico que cuesta a peso por difunto!

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.

La Habana.- Los malos hábitos son tenaces: En noviembre del 2011, bajo el título "Cobro de los sacramentos en Cuba", publiqué y comenté -en Hablemos Press- mi encuesta sobre 37 iglesias y capillas que arrojó que en 16 de ellas (el 43,24%) cobraban la misa de difuntos según una tarifa, que suele ser de $1 peso por cada fallecido.

En unos casos, son condescendientes si no alcanza el dinero; en otros, exigiendo la tarifa a raja tabla, y en todos, pecan de simonía, pues es doctrina que los sacramentos no se compran.

Seguramente, el desconocimiento justifica a las oficinistas; pero, ¿para qué están -obispos y sacerdotes- sino para enseñar lo que  manda la doctrina de la Iglesia, en vez de contradecirla con esa orientación o hacerse ciegos y sordos a ello.

De esta práctica, informé personalmente -en el 2011- a mi párroco Luis Alberto Formoso; telefónicamente, al párroco de Santa Rita, José Félix Pérez Riera, secretario adjunto de la Conferencia de Obispos  Católicos de Cuba; al Secretario de la misma Conferencia de Obispos, Monseñor Juan de Dios Hernández, con mensajes en su contestadora que no obtuvieron respuesta, y al secretario del canciller del Arzobispado, Monseñor Sánchez Polcari quien, complicado por las procesiones no podía atenderme hasta la semana siguiente.

Informé públicamente, en Internet, a toda la Iglesia.

Ahora no es posible encuestar de nuevo a las iglesias, porque quienes responden al teléfono están recelosos -ante otra consulta, alguien me respondió: "No estoy autorizada para responder".

Pero la tarifa, ridícula siempre y ocasionalmente cruel, continúa.

Al solicitar misa -para mis difuntos- en el Buen Pastor de Jesús del Monte, una buena señora, católica antigua que fue fiel en la persecución -con quien en el 2009 debatí del cobro- contó con su lápiz los nombres y, amablemente, me cobró:
"Son $10 pesos. Y estos apellidos no los van a leer, tiene que poner el nombre y apellido". "Es que son amigos de familia que conocí siempre por el apellido, no sé sus nombres, pero póngalos, Dios los conoce." "Los voy a anotar, pero si no los leen ya sabe que es por eso." -Bien-  respondí.

De hecho, en las misas los leyeron; excepto uno, Sollozo, tal vez alguien no entendió que era un apellido.

De la oración por el descanso de los difuntos que aúna, ante El Cordero, a los que estamos para pedirle misericordia por los que no están, sacar este "subproducto": La pedagogía de un cielo que cuesta el mismo precio de un ticket para el cine, y si careces del peso, o, como en la aduana, del nombre en regla, no entras a la función.

Creo que Dios no necesita papeleo para su Misericordia y le ruego la tenga de los difuntos, de los dolientes escandalizados o mal instruidos por peseteras cuentas de bodeguero y de los cobradores de la Gracia.

"Quien es fiel en lo poco es fiel en lo mucho". Si la espiritualidad de nuestros obispos no alcanza a esa pequeñez ¿qué puede esperar su rebaño de su alta política: el comercio en grande con la Dictadura?

VIDEOS