sábado, 8 de septiembre de 2012

El mal desespera a una familia en Trinidad

Fotografía tomada del Periódico Escambray, Órgano Oficial de Prensa de la provincia Sancti Spíritus y publicado el 02/Junio/1980.


Por Gerardo Younel/ Hablemos Press.

Sancti Spíritus, 8 de septiembre.- El anterior escrito da fe de represalia tomada contra una de las tantas familias cubanas expuestas al arbitrario e inescrupuloso proceder del comunismo en Cuba que enarbola y predica por todo el mundo de ser infalibles en Derechos Humanos.
La tragedia se cuenta en una ciudad legendaria cubana, Trinidad de Cuba, como la llaman hoy. Todo comienza cuando una madre desesperada, Odilia Eusebia Santos Suárez del Villar, decide tomar la justicia por su cuenta después de serle negado el derecho a su hija mayor, Daisy Enríquez Santos, a cursar estudios en la Escuela de Turismo de Topes de Collantes. Es bueno aclarar que dicho aval debe ser aprobado por el Presidente del CDR (Órgano creado por Castro para tener bajo control estricto a todos y cada uno de los ciudadanos cubanos).
A principios del mes de Mayo de 1980, Juan Santos Suárez del Villar, hermano de Odilia y tío de Daisy, decide emigrar a los Estados Unidos después de haber cumplido una larga condena como Preso Político y a finales de Mayo se le niega el aval por la relación con el familiar antes mencionado quien había “traicionado el país”.
Como cuenta el escrito, el juicio oral fue público muy cerca de la vivienda como una advertencia a actos contra los representantes del estado.
En el juicio se les sentenció a ambas a privación de libertad en un período de 6 meses por la causa 450/1980 y dejando casi sin amparo filial a 5 hijos menores de edad que debieron vivir con familiares separados.
Todo lo anterior expuesto no es más que una larga cadena de persecuciones para la familia de las cuales mencionamos algunas:
  • Negar aval a otro hijo, Asael Rodríguez Santos para estudiar en la Escuela de Medicina y conducido a las oficinas del DTI (MININT) a la edad de 17 años, alegando que en unas prácticas de tiro expresó: “tira como si fuera Fidel” además de pertenecer a la Iglesia LosPinos Nuevos.
  • Juan Rafael Enríquez Santos, hijo, fue condenado a 5 años de privación de libertad por desacato a la máxima autoridad del país (escribió “Abajo Fidel” en la pared) y tuvo que abandonar el país por ser perseguido.
  • Dámaso Rodríguez Santos fue expulsado de su empleo como custodio de una TRD (Tiendas Recaudadoras de Divisas) por no ser confiable, también abandona el país por la constante persecución.
  • Yoel Rodríguez Santos, hijo, también sufrió condena de 7 meses en prisión por ser portador de 5 pollos y suponer que eran robados.
  • Idania Enríquez Santos ha sido víctima de despidos de centros de trabajo sin explicación alguna.
  • Recientemente su nieto Erguenis Leonardo García Enríquez de 28 años de edad es perseguido procesado por las más mínimas sospechas aunque hasta el momento solo le han aplicado multas.
  • Maikel Vera Enríquez, nieto, fue expulsado de su trabajo quedando sin empleo después de tener hijos jimaguas.
Se nota el asedio constante hacia cada uno de los miembros de la familia y sobreviven ingeniándoselas para al menos tener el plato de cada día. En varias ocasiones y después de todos los arbitrarios hechos que contra esta familia pesan, deciden aplicar formalmente para emigrar a los Estados Unidos de América solicitando formularios a la Sección de Intereses y nunca se recibió alguno hasta que al paso del tiempo fueron advertidos de que pudieran ser interceptados por correo y decidieron solicitarlos directamente para el Programa de Refugiados Políticos, insistiendo una y otra vez cuando se les deniega hasta que Odilia Eusebia Santos Suárez del Villar y su hija Idania Enríquez Santos  fueron aceptadas para ser llamadas a posterior entrevista. Para un final triste esta familia fue víctima de estafa por inescrupulosos individuos que ven en personas desesperadas como ellos la oportunidad de lucrar 11 000.00 CUC haciéndoles creer que se le adelantaría el proceso migratorio y terminar con la pesadilla del asedio.
Solo cabe preguntar: ¿podrán los miembros de esta familia, algún día, vivir en el País de las Oportunidades y dejar de ser perseguidos por las leyes de un país donde los derechos básicos del hombre son violados a diario?

VIDEOS