viernes, 21 de septiembre de 2012

¡AL FIN!

Por Tanía García Hernández*.

Villa Clara, 21 de septiembre.- El 25 de Agosto, del presente año, en el Noticiero Nacional de televisión, programa informativo cubano de noticias nacionales e internacionales de nuestro país Cuba, en su horario habitual de las 8:00 p.m, mientras mostraban como el pueblo se preparaba para  el paso de la Tormenta Tropical Isaac, tuvo la mala idea de mostrar cómo se reparaban los “Albergues” para recibir a los evacuados.

Como es normal -ante la presencia de estos fenómenos atmosféricos- siempre hay personas que se desaniman, sobre todo cuando la misma tiene que ver con su vivienda. Cuando son derrumbes totales sabe que  el próximo paso es ir para un “Campamento” -léase Albergue-, y  en el caso de derrumbes parciales, no es menor la preocupación,  pues las afectaciones que le traen a su vida no son pocas, pues no todo está garantizado en los puntos de venta de materiales, para cuando uno lo necesita, además de tenerlo que hacer por esfuerzos propios, sin contar con mano de obra, pues ésta es asunto de cada cual.

Quise hacer esta introducción porque encontré de muy mal gusto, que en este mismo Noticiero dieran la información sobre las transformaciones de los Albergues¨ en viviendas, pues me pareció que estaban buscando la justificación para crear una esperanza (que yo la veo falsa), para las personas que ésta Tormenta le había afectado su vivienda. Me explico:

Los llamados “Campamentos” son los archiconocidos Albergues,  locales que se caracterizaban por las condiciones infrahumanas en que se encontraban; eran habitados por  familias que por un motivo u otro perdían su vivienda, (derrumbe a causa de un fenómeno atmosférico o mal estado constructivo de la misma, o su hogar declarado inhabitable por las Oficinas de Vivienda de su área, por envejecimiento del inmueble sin recibir reparación en todo el tiempo que ha sido habitado. En estos Albergues, es muy difícil la convivencia y el cumplimiento del reglamento que exige el lugar, por eso para la mayoría de las familias, trasladarse a vivir para un Albergue, resulta tan desesperante que en ocasiones prefieren quedarse en el lugar que habitaban (los de mal estado), o habitar ilegalmente algún local que encuentren vacío.

A los Albergues las personas saben cuando entran, pero no cuando van a abandonar ese desagradable lugar. Muchos, cuando entraron, sabían que estarían muchos años en espera de que le fueran entregadas sus viviendas, pero no tenían otra opción y tenían que refugiarse; de hecho, algunos han vivido en ellos hasta 15 años o más.

Debo destacar que muchas familias nunca abandonaron el lugar,  y  hoy son los que están pasando a vivir en el mismo (cuartico), renovado y ampliado, según dimensiones en áreas de alrededor y que pudieran beneficiarlos. Eso fue lo que mostró nuestra TV, y orgullosos realizaron entrevistas, para saber cómo se sentían en el nuevo hogar; imagínense la respuesta: En la Luna.

Este gesto del Estado, de remodelar los cuarticos para convertirlos en hogares, con mejores condiciones, y mejorar  el estatus de vida de las familias afectadas, no es ninguna gloria como para que lo exhibiera en la TV a estas alturas, pues desde que supieron hace muchos años, que no podían darles nuevos  hogares, tenían que haber dado esta solución.

Recuerdo que la última vez que se adelantó la entrega de viviendas, fue cuando lo del Mariel, que quedaron muchos hogares vacíos. Mostrar en TV las nuevas reparaciones que están realizando en estas viviendas (en los Albergues), al cabo de tantos años de sufrimiento, que destaco, faltan muchos Albergues para recibir ese cambio, en lo personal, no la considero como acción de avance en la historia de mi país, sino como un aviso y un llamado a los nuevos afectados por la Tormenta Isaac, que deben acumular bastante paciencia.

Es muy  bueno que el estado aproveche el Censo de Población  que van a realizar, para que conozca, las condiciones constructivas de las viviendas en nuestro país, y compruebe el dato verdadero, de las viviendas necesitadas de reparación, y que a su vez conozca que no todas las familias cuentan con el poder adquisitivo, de recibir un préstamo del Banco para reparar las mismas, según última orientación, que no todas son producto de la afectación de los fenómenos atmosféricos, y que al paso que vamos al municipio Habana Vieja, tendrán que cambiarle el nombre, porque el país tendrá que acogerse a él identificándose como Cuba Vieja. ! Qué tristeza para los que la amamos!

Aunque bastante tarde ya, se están encargando de cambiar la panorámica constructiva de esos desagradables  lugares, según informado en la TV, todo está que culmine la obra empezada, pues son muchos los lugares aun pendientes al cambio, sumándole también que quizás son pocos los obreros, en esa actividad laboral, lo que hace que exista demora en la culminación de la obra.

A los afectados, en esta ocasión, con dolor en mi corazón le digo, que no queda otra que dar un último voto de confianza. Si tienen que integrar su vida en un Albergue no renovado, deben ir conscientes que demorará, pero eso sí, sin dejar de exigir sus derechos, ni bajar la guardia, sólo piensen que van a disfrutar de un hogar, quizás no en el lugar donde ustedes preferían vivir, pero sí con mínimas condiciones para habitarlo, y entonces, así podrán  decir algún día:
¡Al Fin terminé mi pesadilla!.

Dios le de fuerzas a todos. Estaré orando por ustedes.
*Colabora con el Centro de Información Hablemos Press.

VIDEOS