viernes, 24 de agosto de 2012

Las campanas que doblan por ti...




Por Ernesto Aquino/Hablemos Press.


La Habana, 24 de agosto.- El coraje, de levantar -sobre la nada- una pequeña ciudad de arquitectura primitiva, con todas las implicaciones que acarrea la marginalidad que impone la miseria a los desposeídos, debería bastar a la piedad humana para ponerse de pie, en señal de respeto, ante el esfuerzo extraordinario y el sacrificio sublime de los que salen a merecerse la vida porque saben sudar cada centímetro de sus pequeños triunfos.

Así son los hombres, las mujeres y los niños de “un lugar” llamado La Conchita, cercano al municipio de Cárdenas, en la provincia de Matanzas; héroes cotidianos que no se sientan a llorar sobre su suerte de seres olvidados, ni se desgastan en el tormento inútil del lamento infecundo.

Ni siquiera orientaron su rebeldía legítima contra el Estado culpable, que no ha sido capaz de hallar remedio digno a las necesidades razonables, inherentes al crecimiento natural de las poblaciones.

Ellos tomaron los reclamos de su indigencia  y se fueron a sembrar
-de civilización y vida propia-  los espacios sin dueño que el descuido, la indiferencia y los fusiles le usurparon a los necesitados.

Pero los huracanes demenciales que generan el odio y la ambición de los hombres sin amor, descargaron su furia narcisista contra la comunidad laboriosa que crecía, como una flor de pantano, entre el follaje rebelde de esos montes de Dios, tan callados y tan inmensos como el silencio y el infinito del cielo de todos.

Y fueron literalmente aplastados y barridos de la superficie de la tierra sobre la que florecía ese asentamiento humano, sin que la clemencia, que tanto fortifica y hace grande a los hombres, pudiera abrazar en su caída a los cientos de familias que tuvieron que ahogar, en una lágrima infinita, la humillación y el desamparo a que los sometió el alarde de fuerza de una tiranía que se goza en la vileza de sus miserias insuperables.

Por eso, esas campanas -que no han dejado de doblar por el luto y la tristeza de nuestra azotada Cuba de todos-, son también un clamor de libertad y justicia…….., ¡y están tocando a degüello!

VIDEOS