miércoles, 22 de agosto de 2012

Guantánamo: Prisionero político se declara en huelga de hambre



Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.

La Habana, 22 de agosto.- El joven prisionero político guantanamero Eider Frometa Allen se declaró en huelga de hambre y fue trasladado a una celda de castigo, informó su hermano Enyor Díaz.

"Nos acaban de informar que Eider se declaró en huelga de hambre el lunes, debido a que las autoridades persisten en que se ponga la ropa de reo común", dijo Enyor Díaz, el martes en la noche, en una conversación telefónica.

Eider, de 23 años de edad,  había informado -el lunes- que el domingo el jefe de cárceles y prisiones de la provincia, el oficial Yoelvi Cajigal, junto a varios guardias lo golpearon esposado para que se pusiera la ropa. 

"Me cayeron a  golpes los guardias por la ropa de civil, me obligaron a ponerme ropa de preso y me ripié la ropa de preso. Eso fue más o menos a las 10:00 de la mañana. Ahora estoy en otro piso, y sigo vestido de civil con un short que me prestaron", dijo Eider.

"Las manos las tengo adoloridas porque me apretaron las esposas, me dieron por las piernas y el abdomen, la boca me la taparon, fueron como 5 o 6 guardias los que me dieron y el jefe de cárceles y prisiones de aquí  Yoelvi Cajigal", agregó.

El 2 de julio también los carceleros le dieron una golpiza a Eider para obligarlo a ponerse la ropa pero al resistirse fue internado en una celda de castigo.

Eider fue arrestado en la madrugada del 10 de marzo del 2012 cuando salió de la casa de un amigo -en la ciudad de Guantánamo- que permanecía sitiada por un despliegue policial. Le levantaron al día siguiente una causa por el delito de Desobediencia y 5 días más tarde (15 de marzo) fue llevado a un juicio.

La condena impuesta por un tribunal de la provincia fue de un año de privación de libertad. Ese mismo día en que lo condenaron lo trasladaron a la cárcel Combinado de Guantánamo, donde ha mantenido una postura de preso plantado, según los testimonios de sus compañeros y familiares.

"El martes fui a la prisión y solicité que me dejaran verlo para ver en las condiciones en que se encuentra actualmente y no me lo permitieron", declaró Griselia Allen Esterlín, su madre.

Niorvis Rivera Guerra, prisionero político, también se encuentra plantado en esta misma cárcel, exigiendo que respeten los derechos de los prisioneros, informó Rogelio Tavío, un activista de derechos humanos de Guantánamo.

VIDEOS