martes, 10 de julio de 2012

Testimonio vivo


Testimonio vivo de dónde acaban las aspiraciones de los que ponen su fe en el poder de un solo hombre. Foto: Ernesto Aquino.

Este ciudadano, que ha pasado casi toda su vida dedicada al trabajo; padre de familia, cederista ejemplar, lleva sobre sus espaldas –como una declaración de principios- una frase humillante que ha envilecido la dignidad elemental de miles de cubanos a lo largo de más de 50 años; y como recompensa, por todos los años dedicados al servicio incondicional a la causa del socialismo, arrastra una carretilla cargada de cajas de cartón, camino a uno de los puntos de venta de materia prima donde, con un poco de suerte, recibirá algunos pesos que irán a incrementar –pobremente- su reducida y lamentable economía.

VIDEOS