sábado, 28 de julio de 2012

Estos días, de muerte y humanidades rotas

Por Ernesto Aquino/ Hablemos Press.


La Habana.- La tiranía, siempre desafiando la razón y el buen juicio, para asustar el equilibrio en momentos que la solidaridad deja sin efecto las diferencias, y nos regresa a la hermandad primitiva del propósito de Dios; la tiranía, perturbada y temerosa por el peligro que representa la comunión de tantos corazones juntos clamando justicia; la tiranía -toda soberbia, esquizofrenia y cañones-, ha dado un paso más en la caída moral de su ideología fracasada.

Las brigadas represivas de la Seguridad del Estado, con el apoyo de la Policía Nacional, arrestaron a más de 40 opositores políticos y activistas de derechos humanos que asistían a las honras fúnebres del disidente y promotor del Proyecto Varela, Oswaldo Payá Sardiñas, en la Parroquia San Salvador del Mundo de la calle Santo Tomás y Peñón.

Esta acción bochornosa, en momentos de extremo pesar para familiares, amigos y compañeros de lucha, no sólo confirma la naturaleza despreciable de los regímenes socialistas, sino la importancia que representa el ultraje, cuando el alma vive presa de un espíritu mezquino.

Estos días, de muerte y humanidades rotas -cuando no basta la piedad para aliviar el agobio que produce lo inevitable-, debían empuñarse, con todo lo que queda de pureza en nuestras vidas lastimadas, como una espada encendida de ganas de ser libre; y con una descarga de justicia, donde lo único grande sea el amor por Cuba, dejar tendida por tierra, para siempre, la tiranía cobarde

VIDEOS