martes, 31 de julio de 2012

Decomisos en el Tren Sancti Spíritu-Habana



Por Roberto de Jesús Guerra Pérez/ Hablemos Press.



Sancti Spíritu, 31 de julio.- La Policía Nacional de Cuba, lanzó una redada en el Tren Sancti Spíritu-Habana, incautando decenas de libras de productos lácteos y cárnicos.

La operación se efectuó el martes en Campo Florido, una localidad ubicada a 28 kilómetros de la capital cubana.

Unos 70 policías, que participaron en la acción, inspeccionaron a más de 800 pasajeros.

"Están aplicando una política de terrorismo de Estado, en el Tren de Sancti Spíritu". -expresó uno de los pasajeros al llegar a la Terminal de Trenes Nacionales, La Coubre, en La Habana.

El hombre, de 66 años de edad, que prefirió mantenerse en el anonimato por temor a represalias, declaró que "fueron incautadas unas 500 libras de queso, 36 de camarones y 22 de carne de res; además de yogur y pescado".

"Es una represión inconcebible. Los gobernantes conocen la situación en que se vive; la mayoría de los ciudadanos carecemos de los alimentos básicos, y el que trae estos productos a la capital lo hace para sacarle algunos pesos y sobrevivir". -comentó otro de los pasajeros, un hombre de la raza negra.

"Es un actitud bochornosa del gobierno, frente a un pueblo indefenso que sufre los altos precios de los productos de primera necesidad; este incremento de los precios es consecuencia de las intensas lluvias que dejaron a nuestra provincia en una situación terrible. También estamos solicitando mejores salarios ", -agregó.

Como expresión de la brutalidad policial, señaló que "fueron detenidos unas 40 personas; entre ellas, mujeres que prefieren arriesgarse a traer estos productos que vender sus cuerpos".

"Lo que están haciendo es abusivo". -recalcó, y continuó diciendo: "al llegar a la Terminal de Trenes Nacionales, otro grupo de policías inspeccionan el tren, incautan todo lo que llevan los que regresan a Sancti Spíritu", ciudad ubicada en la zona central de la isla, a unos 340 kilómetros de La Habana.

Otros consultados, sólo dijeron: “Esto es un desastre que no hay quien lo aguante; pero tampoco quien lo arregle”.

VIDEOS