sábado, 14 de julio de 2012

Cada año cientos de presos cubanos se lanzan a las huelgas

Por Jorge A. Liriano Linares/ Hablemos Press.

Camagüey, 14 de julio.- Reclusos, en huelga de hambre, sufren torturas y tratos crueles e inhumanos en las celdas de castigo de la prisión provincial Kilo 7, en Camagüey.
Después de 23 días sin ingerir alimento, el preso común William Leiva, de 43 años de edad, logró enviar testimonios argumentando las condiciones infrahumanas que enfrenta y los malos tratos a los que está siendo sometido  desde el pasado día 18 de junio, cuando decidió lanzarse a una huelga en reclamo de un proceso legal justo y transparente donde pueda demostrar su inocencia.
Leiva fue víctima de una sanción de 7 años, impuesta por los tribunales castristas por un supuesto delito de  robo que dice no haber cometido.
Así mismo, valoró en su informe que en celdas aledañas a la suya   hay tres presos, también en huelga, todos corriendo riesgo inminente de muerte como consecuencia del abandono y los malos tratos que sufren. 
Cada año, cientos de presos cubanos se lanzan a las huelgas, arriesgando la vida para exigir justicia, y el derecho a no sufrir encarcelamientos  arbitrarios.
Estas acciones de rebeldía que muestran el corrompido sentido de justicia de los tribunales y el deficiente control  sobre el cumplimiento de la legalidad de los órganos fiscales, sin descartar la violación masiva y sistemática de los derechos humanos en el interior de las cárceles, y en especial el primer derecho que tiene un ser humano: El derecho a la vida.

VIDEOS