sábado, 7 de julio de 2012

Alexander R. Fernández Rico: De nuevo en la cárcel



Por Calixto R. Martínez/ Hablemos Press.

Holguín, 7 de julio.- El ex prisionero político Alexander Roberto Fernández Rico, recluido en la prisión Combinado del Este, perdió la visión a raíz de una huelga de hambre que protagonizó recientemente y ha anunciado que retomará la misma demandando su inmediata liberación.
Fernández Rico explica que viajaba en ómnibus desde la Virgen del Camino rumbo a Guanabacoa, cuando alguien desde el vehículo, gritó: “Abajo Raúl, que son unos asesinos”.
“Los oficiales del carro patrullero 2001 detuvieron el ómnibus y nos acusaron a mí y a otro muchacho que viajaba a mi lado como, supuestos responsables del grito”, explicó Fernández en una conversación por teléfono.
Describe que en el momento de su detención,  el no hizo resistencia, “el otro muchacho, luego de estar esposado, intentó escapar, pero el suboficial Andrés, al darle alcance le echó gas pimienta y lo golpeó”, señaló.
Según Fernández, antes de la golpiza que le propinaron al otro detenido, el gritó a los militares que eso era una violación a los derechos humanos, hecho que al parecer hizo que el primer suboficial de la PNR, Pedro,  se sintiera ofendido.
“Me procesaron bajo los cargos de Desacato y me declaré en huelga de hambre el 17 de abril por no estar de acuerdo con los cargos que se me imputaban, esto me conllevó a la pérdida de la visión”, indicó.
“Según la especialista en oftalmología que me atendió, dictaminó que había sufrido una lección en el nervio óptico debido a la huelga y me dijo que tal vez en un periodo de tres o cuatro meses pudiera alcanzar la visión nuevamente”, agregó.
“En estos momentos no veo nada”, precisó Fernández Rico, de 37 años de edad, vecino de calle San Francisco No. 23119 entre 6ta y 8va, Mirador del Diezmero, municipio San Miguel del Padrón, La Habana.
“Me encuentro detenido en la prisión Combinado del Este, edificio No.3, piso 1ro Norte, compañía 3101, destacamento No. 25, decidido a llevar mi protesta hasta las últimas consecuencias, y en caso de que muera la policía política no podrá manipular ni tergiversar  mi muerte diciendo que se trataba de un delincuente común; porque yo he tenido tres causas y todas han sido por problemas político”, dijo Fernández.

VIDEOS