jueves, 28 de junio de 2012

Epidemias en La Habana por contaminación de las aguas


Tras un aguacero el lodo cubre el extenso tragante de Rabí y Enamorados en Santo Suárez. Foto: Jaime Leygonier.

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.


La Habana,  27 de junio.- Brotes epidémicos  de vómitos y diarreas ocurren en La Habana por causa de  la contaminación de la red de agua corriente por las lluvias y los cortes del servicio de agua, según informan médicos y pacientes.
Las lluvias e inundaciones en el resto del país también ocasionan enfermedades por contaminación del agua.
Es cíclico en Cuba el incremento de enfermedades gastro-intestinales en los meses de calor, pero ahora el extremo deterioro de la red de agua corriente y de la red de alcantarillado empeora la situación.
Por causa de los cortes  frecuentes -tanto programados como inesperados- del servicio de agua, cortes que según el Estado se deben a política de ahorro y a reparaciones, las aguas albañales que escapan por los salideros, y la de lluvia, penetran en la rota red de agua corriente.
El Estado abandonó hace décadas la reparación de ambas redes, que en muchos barrios data de los años 20 del pasado siglo. El acueducto principal data del siglo XIX.
El alcantarillado obstruido es incapaz de drenar la lluvia que por ello corre por  las calles inundando  la red de agua corriente -vacía por los cortes.      
En la población de La Habana desde hace décadas son endémicos la amebiasis y otros parasitismos. Los niños son los más vulnerables. 
Aunque el problema radica en el agua, también ocasiona enfermedades en los meses de calor la mala calidad de muchos alimentos y su manipulación sin higiene y adulteración por parte del Estado y de todos los participantes en la cadena de producción y venta.
Oficialmente, el Estado informó que el incremento de los cortes del servicio de agua corriente -incluso en barrios que jamás tuvieron dificultad con ese abasto- tenía por causa "la sequía" y también reparaciones por el mal estado de la red.
Las lluvias torrenciales pusieron fin a la sequía, pero se mantiene inalterable el programa de cortes del abasto y un spot televisivo llama a la población a ahorrar informándole que el  50% del agua corriente se desperdicia debido a los salideros.
El fallecido Dr. Aldereguia decía que para la salud pública valía más un buen acueducto que inaugurar cuatro hospitales.
Tanto peor hoy cuando la población vive en medio de sus eses por colapso de esos servicios y el Dr. Darsi Ferret afirma: "Los hospitales, por violación de normas, constituyen focos de contaminación para la población".

VIDEOS