jueves, 28 de junio de 2012

Dialéctica de una involución



Por Ernesto Aquino Montes/ Hablemos Press.

Éramos una tribu de mestizos
imitando la vida
antes de la manzana,
en un mundo equilibrado y sin color.
Éramos ignorantes
repartiéndole dioses a las piedras;
compartiendo el sudor,
los pasatiempos,
la solidaridad y la cosecha.
Y nos cristianizaron
en ausencia de Dios:
En nombre de la Espada,
del Cepo y de la Hoguera.
Es cierto que sufrimos
asimilados en una nueva raza;
pero aún bajo el poder enfurecido
de inquisidores y soldados,
y a pesar de los horrores del castigo,
¡Siempre fuimos Hermanos!

Ahora somos una tribu
de lo mismo;
pero sólo compartimos
las angustias,
el miedo, la zozobra y el silencio,
con el temor de ser excomulgados
en nombre de la cárcel,
la muerte y el destierro:
La única diferencia,
es que ahora el enemigo
ya no es el extranjero.

VIDEOS