martes, 8 de mayo de 2012

Carta a Hablemos Press del Ex mayor Rafael Vega Rodríguez



Manzanillo, 16 de abril del 2012.
La verdad se impondrá con la ayuda de ustedes”.

Compañeros:

Mis saludos y respeto para todos ustedes que luchan a diario para que se conozca la verdad en este país que se autoproclama abanderado de los derechos humanos en el mundo y tiene tantos problemas en el sistema judicial cubano que ha llevado a prisión a un número importante de cubanos que nada tienen que ver con los delitos que le han sido imputados, todo esto podría demostrarse si se permitiera el acceso a las prisiones de organizaciones internacionales de derechos humanos, en este escrito me limitaré a hacer referencia en apretada síntesis a mi caso en cuestión.

En fecha 7 de abril del año en curso sostuve una conversación telefónica con ustedes para denunciar con todas mis fuerzas la injusticia que he sido víctima por un mal actuar en la investigación seguida en mi contra, en estos momentos he querido dejar constancia por escrito de las violaciones cometidas para que se denuncie ante la opinión pública internacional. No albergo ningún temor de las represarías que se pueda tomar conmigo, tanto por el órgano de prisiones, como por la Seguridad del Estado, en ese caso la injusticia continuará y continuaré denunciando con mas fuerzas que nunca, pues no se puede luchar por mucho tiempo contra la verdad que es una sola, tengo razones para dar cada uno de los pasos que estoy dando, ya que han conocido de los hechos en primer lugar la Ministra de Justicia en fecha 12 de septiembre del 2011, María Esther Reus González y en fecha 1 de febrero del 2012 el presidente del Tribunal Supremo Popular Rubén Remigio Ferro, la primera respondió en fecha 16/9/2011 que registró el escrito al Vice Fiscal General, Jefe de Fiscalía General y el segundo me comunica en fecha 22 de febrero del 2012 que debo dirigirme al referido jefe de Fiscalía Militar, cuando ya esté me había respondido en fecha 12 de noviembre del 2011, sin practicar ninguna de las pruebas propuesta que la sanción acorde a la gravedad del delito y la peligrosidad social de su autor, lo cual le comunico al presidente del Tribunal Supremo Popular, pero este me remite nuevamente con el Vice Fiscal General Coronel Juan Raudel Risell Collazo, cuando este señor según me comunicó el Fiscal Militar actuante Mayor Góngora que es quien había mandado a variar la radicación de Cohecho por Robo con Intimidación, todo por teléfono, sin leer ni un folio de los contenidos en las actuaciones del expediente.

Es importante que se conozca que la única prueba en mi contra lo construye la declaración del ciudadano José Enrique Pueblas Ramos sin ningún valor legal, pues fue tomada por el Instructor de la Contrainteligencia militar Juan Carlos Arencibia Torres, el cual cuando ingresó a las filas del Ministerio del Interior fue subordinado mío en la especialidad de Instrucción Penal por varios años, al cual tuve que aplicarle medidas disciplinarias por violaciones en el término del trabajo de las denuncias y los detenidos. Así como otras conductas negativas, después pasó a la contrainteligencia militar y se le presentó la posibilidad de actuar en un caso en mi contra y pudiendo excusarse de hacerlo según establece la ley, mostró interés en el asunto para perjudicarme.

La testigo Alina Erlinda Expósito Mecías y Claudia Elena Expósito Mecías, rectifico la primera es de apellido Milanés Pérez, de las que intentó valerse la fiscalía para demostrar la injusticia cometida, no aportaron un solo elemento que pudiera incriminarme en el delito imputado, la primera refirió que había recibido una llamada de José Enrique Pueblas Ramos por teléfono en fecha 26/8/2012 quien le comunicó que estaban en la policía para formular denuncia porque lo habían llamado al celular para amenazarlo y exigirle la suma de 20 000 dólares, sucediendo esto 20 días después de yo haber hablado con Pueblas Ramos en fecha 6 de agosto del 2010, con lo que yo nada tuve que ver, prueba de ellos es que en careos efectuado estando yo detenido en la unidad provincial de Investigaciones criminales y operaciones de Granma el ciudadano Puebla Ramos alegó que yo era el mayor perjudicado, pues quien le había exigido dinero era la mujer Alina Erlinda, primero la suma de 20 000 dólares y él le había entregado 1650.00 pesos convertibles y después por teléfono en combinación con un ciudadano que nunca fue identificado le exigieron más dinero, momento en que se presenta en la policía, refirió además, que estaba en disposición de retirar la denuncia, que no tenía ningún interés que yo fuera procesado, pues nada le había hecho, todo esto en presencia del coronel Luis Enrique de la contrainteligencia militar, no teniendo en cuenta el testimonio de la supuesta víctima, la cual en fecha 14 /10 / 2012 en la Fiscalía Militar de Granma, también ante el fiscal Góngora esclareció la verdad, considerando en la sentencia la narración de los hechos de una forma tan grave que no sucedieron, Copia fiel de la primera declaración que fue tomada a José Enrique por el policía que hice referencia, constituyendo una prueba variada a continuación expongo para un mejor entendimiento una síntesis de los hechos.

En fecha 6 de agosto del 2010 yo sostuve una conversación con José Enrique donde le hice referencia a como llevar las relaciones sexuales, tener cuidado con ofrecer dinero a cambio, todo lo cual se estaba investigando, por lo que si estaba en esa actividad debía dejarse de ello, cosa que podía hacer yo de propia autoridad como una medida profiláctica y evitar que un hombre más fuera llevado a prisión, le dije que no hiciera ningún comentario al respecto y lo primero que hizo fue comentarle lo que habíamos hablado a la ciudadana Alina Erlinda Milanés Pérez con la cual este sostenía relaciones en Manzanillo, donde posteriormente está aprovechando la información que poseía le exigió 20.000 dólares para resolver ese problema, entregándole este la suma de 1650.00 pesos convertibles y después lo llama al celular en combinación con un ciudadano que no fue identificado y le exigió 10 000 dólares más o de lo contrario lo matarían, siendo el momento que este acude a la policía, durante el proceso este reconoció que la voz no era la mía, pues yo había hablado con el por teléfono y nada fue tenido en cuentas.

En conversación telefónica con el fiscal militar actuante con fecha 22 de octubre del 2011, a las 8 am, al teléfono 42 57 52 en la fiscalía Militar guarnición de Holguín, le expuse todos estos elementos, le pregunté porque esta ciudadana no había sido detenida para conocer la identidad del ciudadano que amenazó a José Enrique y el fiscal concluyó diciéndome que había sido un mal trabajo y superficialidad en la investigaciones de la contrainteligencia, siendo gravemente perjudicado yo al ser sancionado en la causa 37/2010 del Tribunal Militar Territorial Oriental a 20 años de prisión de libertad por los delitos de Robo e Intimidación, Insubordinación e Infracción del Régimen Especial de Seguridad y Secreto, todo como resultado de un mal trabajo, superficialidad, violaciones de todo tipo en las investigaciones y la verdadera responsable Alina Erlinda goza de completa libertad e impunidad en su actuar, la cual según he conocido es colaboradora secreta de los oficiales de “Lacra” del Departamento Técnico de Investigaciones del Ministerio del Interior en Manzanillo.

La vista del juicio oral celebrado el 18/11/2010 en el salón de reuniones del edificio B de la delegación provincial del MININT en Granma, no compareció la victima José Enrique Puebla Ramos, lo cual era vital para mi defensa, todo fue bien planificado y preparado, alegando además como prueba una segunda conversación que sostuve con José Enrique en fecha 7/8/2010,es decir al día siguiente, en la cual no aparecen una sola palabra que pueda constituir una amenaza o exigencia alguna de dinero, todo está claro.

Durante 22 años combatí con fuerzas las injusticias cometidas, entre ellas las detenciones ilegales que practicaban los policías y había que quitarme del camino.

En conversación con mi hermano Miguel Vega Rodríguez y mi esposa Yanelis Cruz Escalona en la Fiscalía Militar de Granma en fecha 14/10/2010, José Enrique Pueblas Ramos fue claro al decir que yo era inocente y la sinvergüenza había sido la mujer, haciéndole referencia a todo lo que había sucedido.

Mi principal testigo para demostrar todo lo que estoy diciendo es el propio José Enrique Pueblas Ramos, con el cual estando cumpliendo sanción he conversado con el por teléfono e inclusive conversó con mi esposa para asumirla mantención de mis 3 hijas, pero no estuvimos de acuerdo.

Tiene vital importancia para mi denunciar también que mi esposa Yanelis Cruz Escalona y mis 3 hijas han quedado desamparadas y se le ha negado cualquier ayuda o empleo, la cual tiene 35 años, así como mis hijas se nombran Yania de la Caridad Vegas Cruz de 15 años, Yenia Viviana Vega Cruz de 10 años y Diana Vega Cruz de 9 años de edad.

Como consecuencia de toda esta injusticia cometida falleció mi madre Mercedes Rodríguez Elías enferma el 19 de marzo del 2012, así como mi esposa está padeciendo de depresión y ansiedad, como también el trauma de mis hijas y la indignación de toda la familia a la cual no le he permitido realizar ninguna acción, pues, pueden ser objeto de represaría y encarcelamiento, todos como es el caso de mi esposa que le prendió candela a los uniforme militares y fue asediada por oficiales del MININT, todos lo cual hizo por desprecio y odio ante tanta injusticia.

Mi esposa y mis 3 hijas pueden ser localizadas en calle Mártires de Vietnam número 164 entre Narciso López y Pedro Figueredo Manzanillo, Granma.

En estos momentos ya fui trasladado desde el 20 de enero del 2011 para una prisión común de la militar donde me encontraba.

Es importante señalar que el abogado que asumió mí defensa pudo estudiar el expediente ya cuando la investigación estaba concluida, donde yo exigí al fiscal que se esclarecieran todos estos particulares que he hecho referencia, refiriéndome que lo alegara en el juicio, quedando indefenso completamente, pues nada de lo expresado por mí fue tenido en cuenta.

Se me ha negado inclusive la asistencia médica pues desde el 18 de noviembre del 2011 debí ser conducido al hospital para ser intervenido quirúrgicamente de una leucoplaxia bucal, con riesgo de contraer cáncer y hasta la fecha no he sido operado todavía.

Adjunto a esta carta le remito una copia de la sentencia de casación de la sala de lo militar del Tribunal Supremo Popular.

Es importante para solucionar esta injusticia que se conozca esta denuncia ante la opinión pública y organismos internacionales.




Ex mayor Rafael Vega Rodríguez.
Sancionado Militar número de expediente militar 4046423.
Físico de recluso 32300926.
Centro Típico de Manzanillo.

No hay comentarios:

VIDEOS