viernes, 24 de febrero de 2012

Aparece muerto un prisionero en Kilo 7 bajo dudosas circunstancias

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press.


Camagüey, 24 de febrero.- Víctima de la brutalidad, el odio y el desamparo del sistema carcelario cubano, se suicidó el 23 de febrero el recluso Luis Fernández López, de 51 años de edad, el cual amaneció ahorcado en unas de las celdas de aislamiento de la posta médica de la prisión Kilo 7 en Camagüey.

Vale la pena recordar que este recluso sostuvo una huelga de hambre en el pasado mes de enero que se extendió por espacio de 20 días, exigiendo su traslado para la provincia de La Habana, donde reside su familia.

Depuso la huelga luego de ser remitido a un centro hospitalario con severos síntomas de deshidratación y pérdida de los signos vitales que le produjeron trastornos cerebrales agudos con inmovilidad parcial del cuerpo.

Recientemente el fallecido había acudido a la autoagresión para lograr obtener asistencia médica y a los medicamentos que requería.

Lo que llama en extremo la atención, es que este recluso se quitara la vida precisamente en el turno de guardia del jefe de pelotón sud-oficial Daniel Primelle Cala, la misma escuadra de asesinos que oficiaba cuando el dudoso suicidio del reo Elián Acosta Román el pasado 15 de diciembre.

Resulta preocupante también el desalojo de enfermos, ingresados en la posta médica, llevada a cabo por las autoridades poco antes del arribo de los especialistas de criminalística ¿Que están tratando de ocultar? ¿Se suicidó o lo asesinaron?.

La duda recorre la opinión de la población penal que conoce y sufre la barbarie y el salvajismo criminal del sistema carcelario de la Isla, y muy especialmente el historial sanguinario de las autoridades de esta prisión.

Nota: Revisar los reportes del día 23 y 27 de enero donde aparece las huelga establecida por el fallecido.

CIHPRESS: Sufre isquemia cerebral

CIHPRESS: Se cosen la boca con alambre exigiendo traslado a La ...

No hay comentarios:

VIDEOS