lunes, 23 de enero de 2012

Condecorado cardenal Jaime Ortega por el Rey de España… ¿Por qué? (Parte II)

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.

Escudriñemos la hoja "Vida cristiana" para ver si aclara algo:

"El Cardenal Arzobispo/…/ conversó con varios representantes de la prensa extranjera" ( de la prensa cubana independiente, i jamás!) "manifestó un sentimiento muy grande de gratitud al Reino de España/…/recordó que había visitado hace pocas semanas, en España, la capilla donde reposan los restos de la reina Isabel la Católica, y evocó los especiales lazos "culturales, religiosos y de todo tipo" (profundo eso de "de todo tipo") "entre nuestros dos países, por lo que al distinguir a un cubano con la Orden/…/ se reafirman "las relaciones tan amistosas entre España y Cuba".

¿De qué Cuba y de qué España "tan amistosas" habla? ¿Del gobierno de Cuba que debe un huevo a empresarios españoles y los lleva a la bancarrota porque no tiene con qué pagarles y porque tiene el hábito "cultural" de no pagar? Y los españoles le vuelven la otra mejilla y lo sostienen para que no caiga.

¿De los jóvenes cubanos entre quienes resucitó un odio y desprecio hacia los españoles desconocidos en Cuba desde el fin de la Guerra de Independencia, y consecuencia del "especial lazo cultural" del masivo turismo masculino en busca de negras prostitutas, y de la marginación de los cubanos en hoteles, playas y cafés?

Dice "Vida cristiana": "…/la distinción/…/ "tiene por objeto premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras que redundan en beneficio de la Nación" (española).

¿Monseñor Jaime Ortega tener premiables "comportamientos extraordinarios de carácter civil" -o militar o episcopal? ! Que calumnia!

"…/o contribuyan, de modo relevante a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la Comunidad Internacional."

Eso fingiría tener sentido: "premiar aquellos comportamientos/…/ realizados por personas españolas y extranjeras que redunden en bien de la Nación" (española) y sus relaciones con la comunidad internacional.

iPero tampoco! !Pobre "Nación Española" con cuyas mayúsculas anti-ortográficas se llenan la boca los aventureros políticos y empresariales que hacen bancarrotas en Cuba a costa del erario español -aliados o empleados de la dictadura que destruye a la nación cubana y desprestigia internacionalmente a la española.

iPobre España si su gobierno no entiende que beneficia más a su pueblo una Cuba prospera a la cual emigrar masivamente e invertir, como antes de 1959, que una Cuba miserable con cuya dictadura los grupitos juegan a las bancarrotas!

iPobre Arzobispo Cardenal a quien honran como agente de esa política extranjera! !Y en fiestecita privada! -como las que tenía con sus jefes de la Seguridad del Estado el Gran Maestro Collera Vento cuando como chivato de la Dictadura destruía a la masonería cubana con discursos idénticos a los del Cardenal y recibía por ello honores extranjeros.

Y pobre Cuba y pobre Iglesia con tales pastores para declararle al mundo en nombre de su pueblo y corromper doctrina cristiana y razón.

Que distinto si a Monseñor, y al gobierno anterior de España, lo honraran con su estima las Damas de Blanco, quienes tienen por indecente esa política, y en mala opinión al Cardenal porque siempre les dio la espalda y cuando se acercó a ellas procuró desmantelarlas con el timo de "el diálogo" y "las liberaciones" -destierros.

Y declaraciones falsas al mundo de lo que, según Monseñor, pasaba en Cuba y lo que las Damas querían -como si representara al pueblo y las damas lo hubieran nombrado vocero.

Si lo honraran los "liberados" que, caso raro, no le agradecen su excarcelación. Y el hombre de la calle que, indiferente, lo vé pasar de largo sin notar sus "comportamientos extraordinarios de carácter civil" cuando en los años 90 vi hombres tratando de tocarle la mano a Monseñor y a uno besarle los pies, por las expectativas que creó -y luego mató- con el mensaje "El amor todo lo puede”.

Las Damas, los presos y el pueblo son muy mal agradecidos… o los "comportamientos" de Monseñor no le merecen honor ni a él ni a la Iglesia.

Porque queda aun otra explicación para el misterio de la Orden:

g) Que los méritos por los cuales lo premia sin honrarlo un gobierno extranjero sean inconfesables, vergonzosos a los ojos de los cubanos: Su apoyo a la política española de sostener al clan Castro en el poder mediante la campaña mediática diversionista de que "dialoga", "cambia", "libera" presos, "hace reformas".

La Orden de Isabel la Católica la inventó un rey bien poco idóneo para dispensar honores: Fernando VII "el deseado" (cuando quería reconquistar América con la Santa Alianza, para darnos el beneficio de sus impuestos y de la Inquisición).

Monseñor Ortega también fue "el deseado" cuando declaró tímidamente en los 90 contra la Dictadura; también fueron "deseados" del pueblo cubano distintos prohombres españoles que visitaron Cuba, y hasta S. S. Juan Pablo II, de cuyas gestiones el pueblo esperó tontamente cambios.

El cubano terminó decepcionado de sus "deseados" como el español con el suyo que a su retorno a España aplastó los derechos del hombre, el liberalismo cuyos oradores predicaban: "!Abajo las cadenas!".

Por ello el populacho, que se unció como bestias de tiro a la carroza del Rey, gritó: !Vivan las cadenas! -Monseñor Ortega, educado para jamás gritar, lo predica delicadamente desde su magisterio.

Ciertamente, por darle la espalda a la cruz en que sufre el Cristo cubano no merece honor pero si la Gran Cruz con que lo premian los extranjeros por servirlos tirando de la carroza de su causa anti-cubana y anti-española.

Patria me pide el corazón


1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta es una de las noticias de las que me deja pepleja. ¿Por qué el premio? ¿Por agacharse ante el castrismo?
Porque aparte de atenuar un poco la represión a las Damas de Blanco en La Habana no se le conoce que haya hecho algo de admirar y la posición de Ortega Alamino es cada día más pobre ante el pueblo cubano y el exilio y su silencio y su indiferencia al incremento de la represión en los últimos meses y el asesinato de Villar Mendoza es bochornoso.
Tampoco el que haya participado en la liberación y destierro de los presos de la Primavera Negra le da méritos porque el verdadero héroe fue Zapata Tamayo y los efectores las Damas de Blanco y Fariñas con la oposición a sus lados.
Creon que debían dársele unas clasesitas de Patria y Civismo al cardenal Ortega para que aprenda a amar a Cristo y a su pueblo para que, como hizo Martí con la estrella que alumbra y mata, se coloque el cardenal a Cristo en su frente.

VIDEOS