viernes, 12 de noviembre de 2010

Prisionero dice que su muerte está siendo premeditada

Por Jorge Alberto Liriano Linares/ Hablemos Press.


Camagüey, 10 de noviembre.― Los servicios médicos del Ministerio del Interior en la prisión Kilo 8, en Camagüey, demuestran su complicidad en el empleo de torturas contra los prisioneros.

Así lo evidencia el actuar del doctor Reinier Rivera Ferrer, jefe de la posta médica en esta cárcel de máxima seguridad, contrario a la esencia humanitaria que impone su profesión.

El opositor pacífico Jorge Félix Otero Morales, cumple una condena perpetua de libertad, es por ello que desde hace 5 años sufre de aislamiento en solitario en el llamado régimen especial, víctima de los peores y más crueles tratos que incluyen salvajes golpizas, torturas físicas y sicológicas.

En su cuerpo están latentes las huellas de la barbarie criminal. Su brazo izquierdo muestra secuelas de su enfrentamiento con las bestias uniformada, el pasado 19 de abril, de las que todavía sufre intensos dolores que solo puede aliviarlo con algún medicamento específico.

Recientemente, según asegura Otero Morales, miembro del Comité de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo, el galeno Reinier Rivera le suspendió el tratamiento médico orientado por los especialistas, sustituyendo estos por medicamentos que causan reacciones adversas a su organismo y otras patologías que padece.

Evidentemente reconoce la fuente, “están utilizando mecanismos estratégicos para asesinarme. Los servicios médicos se pliegan a las fuerzas represivas. Existe complicidad en el actuar de este médico. Mi muerte está siendo premeditada. Tratan de asesinarme de una forma muy sutil para aparentar muerte natural’’.

No hay comentarios:

VIDEOS