viernes, 12 de noviembre de 2010

Asaltan: Jesse W. James en La Habana

Dos de los quioscos que fueron robados en San José de las Lajas. Foto: Luis Roberto Arcia.

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.


Ciudad de la Habana, 11 de noviembre.― En los últimos días ocurrieron varios asaltos a mano armada, los pasajero de ómnibus de transporte público de La Habana que viajaban en horas de la noche, según voz pública. La prensa oficial guarda silencio acostumbrado.

El rumor señala que por lo menos en tres ómnibus, 2 de la ruta P1 y otro de otra ruta, los pasajeros fueron víctimas de grupos de asaltantes que a punta de pistola y de armas blancas le robaron dinero, relojes de pulsera, sortijas y ropas.

También se conocen de asaltos armados a expendios de bebidas y comidas por dólares de la cadena Tiendas Recaudadoras de Divisa (TRD) y Ditú.

En el municipio San José de las Lajas, provincia La Habana, la semana pasada, asaltantes en la noche atracaron dos quioscos TRD. La persona que custodiaba fue amordazada y ahora se encuentra presa. También cuatro jóvenes en plena vía pública, las asaltaron, cuando regresaban de una discoteca y le quitaron teléfonos celulares, prendas y carteras. Los atracadores estaban encapuchados, informó Luis Roberto Arcia Rodríguez, corresponsal de la agencia Hablemos Press en provincia La Habana.

Desde meses anteriores se incrementaron los actos de violencia en los ómnibus por riñas entre los pasajeros y agresiones a los choferes que exigían el pago del pasaje que hace pocos años el gobierno duplicó de 20 centavos a 40 centavos. En la mayoría de estas peleas emplearon armas punzantes.

Desde entonces colocaron parejas de policías uniformados en los ómnibus en el horario nocturno, pero resultan insuficientes y – según rumor no confirmado- uno de los asaltos ocurrió de día.

En los años 90 ocurrieron casos de asaltos y actos vandálicos en ómnibus, y posteriormente, cuando juzgaron a los ejecutores condenaron a muerte a algunos.

La prensa oficial a tratado de desmentir que hechos como eso no ocurren en la isla, algo acostumbrado.

Pero ahora, la carestía con más escasez, la drogadicción y los despidos masivos, generan una situación social tan desesperada que aunque el gobierno pudiera poner un policía en cada esquina y fusilara alegremente, no escarmentarán a los Jesse W. James a la cubana.

No hay comentarios:

VIDEOS