martes, 18 de mayo de 2010

Jorge Martín Fernández: Simplemente pretendo protegerme.

La Condesa es una cárcel para extranjeros en Cuba. Situada en el municipio Güines.

Por Jorge Martín Fernández, prisionero/ Despacho de Hablemos Press.


Mayo/ www.cihpress.com ). —Desde el día 2 de abril empecé a utilizar en mi indumentaria diaria, una camiseta en la cual coloqué por escrito mi manera de pensar, “Libertad y Democracia en Cuba”.

El día 22 de abril, las autoridades penitenciarias de forma despectivas me ordenaron no utilizar más esta camiseta. Al no querer y abandonar este modo de pensar y no cambiar la camiseta fui, luego que me hicieran una requisa y me ocuparan notas que daría a la prensa independiente, conducido a la celda de castigo durante 15 días.

El periodo de la celda de castigo ha sido el tiempo en que más amenaza he recibido, y donde más derechos fundamentales se me han violado.

El comandante de la penitenciaria teniente coronel Pedro Pérez me ha dicho textualmente que ha un revolucionario por las buenas se le deja encuero, pero por las malas tienen que matarlos.

En primer lugar no creo y no quiero ser un revolucionario, no emprendo ni participo en cruzadas, simplemente expreso mi modo y mi forma muy personal de pensar.

Me sentí con un revólver en mi cabeza, cuando el señor Pedro Pérez pronunció esas palabras.

El derecho a la visita oficial y consular al cual tengo entendido no podía estar ausente me ha sido denegado el día 28 de abril, por estar en celda de castigo.

Según la autoridad penitenciaria en el reglamento penitenciario, está especificado este punto, pero como yo puedo saberlo si el primer derecho que me ha sido negado es el de la información.

Llevo aquí más de 18 meses y hasta hace dos meses ha sido publicado un mal llamado reglamento para extranjeros, donde hay 35 normas que no entendemos por ser tan escueto e incompleto y que no habla en ninguna parte de la negación a mi derecho de mi visita consular.

No entiendo todas mis responsabilidades de ver, pero mucho menos cuales son mis derechos.

En vista de lo ocurrido en el mes de abril y después de 15 días en la celda de castigo y con las amenazas pendiente sobre mi cabeza pronunciadas por el primero de la prisión, responsabilizo totalmente a las autoridades penitenciarias por las represarías que puedan tomar sobre mi, ya que no puedo expresar mi forma de pensar.

Solicito muy encarecidamente a mi cónsul, y a quien tenga por enterado de esta situación que denuncie a quien por algún motivo viole o me castigue. Es tener miedo a las amenazas.

Simplemente pretendo protegerme haciendo que el mayor números de persona se enteren de las irregularidades que se vienen prestando en esta penitenciaría, muchas gracias.


No hay comentarios:

VIDEOS